AIB

AIB
We Say What You Mean

Friday, August 1, 2014

TODO EMPEZÓ EN UN AVIÓN


De Edwina Mumbrú, AIB

(aquí nos veis sonrientes en Montjuïc tras uno de los primeros
congresos que organizamos)
Este artículo empieza con unas fotos de caras conocidas con casi 15 años menos… artículo nostálgico, quizás, al comprobar lo rápido que pasan las primaveras y esperanzador a la vez porque ¡el tiempo no ha hecho sino consolidar la aventura que emprendimos a finales de los noventa del siglo pasado!


Y como corresponde a una profesión tan movida, todo empezó en un avión volviendo de Canarias. En ese viaje, Catherine Gris y Beatriz Leboulleux decidieron que no había que esperar más para crear una asociación, una agrupación o una cooperativa ( aún no sabíamos qué íbamos a ser) que aunara esfuerzos para hablar con una sola voz en el mercado de Barcelona… al igual que otras profesiones autónomas, es muy duro defender la profesión en solitario y aunque lidiáramos con la capa de AIIC (la Asociación Internacional de Intérpretes de Conferencias), coincidiéramos en las Instituciones Internacionales y nos uniera a muchos una amistad que se remontaba a nuestros días universitarios, todavía no habíamos dado el gran paso…estar juntos también en Barcelona, nuestra ciudad.


La primera reunión sorprendió a las convocantes y a la anfitriona, Patrícia, cuando su casa quedó literalmente invadida de intérpretes interesados…cenas, reuniones hasta altas horas de la madrugada, consultas con abogados y gestores…


AIB ya era una realidad… una agrupación que luego se convertiría en empresa y que se bautizaba en sintonía con su agrupación hermana de Madrid, AIM, la Agrupación de Intérpretes de Madrid, con quienes hemos emprendido grandes proyectos después como la Expo Zaragoza o la presidencia española de la UE y con quienes hemos compartido momentos entrañables durante estos años.
El segundo gran paso – volvemos a la época de las hombreras y de un incipiente internet- fue buscar a alguien que gestionara la secretaría y aquí AIB encontró a su ángel: Silvia. Lo supimos desde el primer momento pero tuvimos que pasar por el proceso de selección de rigor y entrevistar a otros candidatos, antes de embarcarla en nuestro proyecto y de que conociera al cabo de poco tiempo el mundo de la interpretación al dedillo. Silvia es para nosotros sinónimo de AIB, la voz y la mano que gestiona con maestría situaciones como las que os contaba Cristina el mes pasado. A lo largo de estos años nos ha acompañado en dos ocasiones al Parlamento Europeo para ver en persona la gran torre de Babel y para conocer a los intérpretes con los que colaboramos. Gran amiga también de todas las secretarías y despachos de intérpretes en Europa, ¡dudo que haya mejor embajadora!


Los primeros años trabajamos sin parar, cada uno aportando su montaña de arena. Tenemos la gran suerte de contar con licenciados en economía, derecho, comunicación, protocolo… con apasionados de la informática que han dedicado largas horas a diseñar nuestra base de datos, a crear la web, a participar en acciones de marketing… Muchos lo han compaginado con las clases en la universidad y con la organización de masters en interpretación de conferencias… y todos con familias que iban creciendo y cambiando con nosotros. El multi-tasking de los intérpretes dará juego a otro artículo, espero, con muchas anécdotas que contar.


Los años no nos han dado tregua, algunos aiberos han cambiado de país, de ciudad, se han embarcado en nuevas lenguas y nuevas competencias… lo hemos celebrado todo, porque nos sentimos muy orgullosos de lo que creamos aquel lejano noviembre del 2000 y felices del camino recorrido desde entonces.





Paréceme, Sancho, que no hay refrán que no sea verdadero, porque todos son sentencias sacadas de la mesma experiencia, madre de las ciencias todas

No comments:

Post a Comment