Specialists in oral translation services

Saturday, November 30, 2019

Intelligence artificielle

By Patricia Heintz, Congrestolken


Au début des années 80 du siècle dernier, nos professeurs, que ce soit au cours de traduction ou d’interprétation, nous mettaient en garde : « dans un proche avenir les ordinateurs vous remplaceront ». C’était tout au début des programmes de traitement de texte, des téléphones portables. Nous, on ne les croyait pas vraiment …. depuis l’intelligence artificielle s’est développée à vitesse supersonique.

Partant de la simple traduction de mots dans un texte écrit, nous avons vu apparaître des logiciels de traduction et, de nos jours, des milliers de personnes arrivent à comprendre la signification d’un texte dans une langue étrangère tout simplement en le chargeant sur « Google Translate ». Le logiciel « lira » même le texte dans la langue désirée. La reconnaissance vocale n’est plus une chimère imaginée par un quelconque auteur de roman de science-fiction.

Quarante ans plus tard, je contemple ma carrière d’interprète et je me dis que les nouvelles technologies nous ont plutôt aidé (il n’est plus nécessaire de transporter des kilos de dictionnaires et pratiquement tous les documents de référence pour la préparation de réunions se trouvent en ligne). Notre profession a évolué, mais nous sommes toujours là et nous continuons à offrir un atout irremplaçable : notre capacité de déduction, de discernement et d’analyse.

J’aimerais présenter un exemple personnel : Nous sommes en train de refaire la cuisine dans notre maison de famille, une ancienne ferme dans le nord du Grand-Duché de Luxembourg. J’essaye de coordonner les travaux ainsi que l’achat du matériel entre les différents corps de métier.
Le Luxembourg est un adorable petit pays, enclavé entre l’Allemagne, la Belgique et la France. On compte dans sa population une forte immigration d’origine portugaise. Étant de nationalité luxembourgeoise, je me suis dit que je n’aurai aucun mal à me faire comprendre en franco-luxembourgeois. Je me trouvais donc entre le menuisier (Allemand originaire de la région de Prüm parlant le Plattdeutsch, mais convaincu de s’exprimer en luxembourgeois) et le carreleur (originaire de Portugal, vivant au Luxembourg depuis 5 ans et convaincu parler couramment le français).

Quel défi des plus intéressant !!! Toutes mes langues de travail, il ne manquait que l’anglais. 
La semaine dernière, les deux artisans s’exprimaient en parlant fort et très rapidement (j’imagine pour cacher les imperfections linguistiques). Et c’est là que je me suis dit que les mots ne signifiaient en fait pratiquement rien. Il a fallu tenir compte des personnalités individuelles, chacun ayant sa fierté nationale et professionnelle profondément ancrée. Ils ne voulaient que parler et non pas écouter. Entre les deux, il a fallu interpréter, en tenant compte des non-dits, des références culturelles et historiques, des expressions du visage, des gestuelles tout en essayant de comprendre les termes techniques et trouver leur traduction dans 4 langues. Et c’est là que je me suis dit que ce n’est pas encore demain que nous serons remplacés par des machines, même dites « intelligentes ».

Wednesday, October 30, 2019

Kaizen Interpreting

By Mary Fons, AIB

Unlike industrial workers and most business managers, freelance conference interpreters spend the lion’s share of our working time on our own, with no timekeepers or supervisors, setting our own goals and allocating our time among many tasks: studying hard for specific interpreting assignments, of course, but also reading for general knowledge, keeping up all of our working languages, booking travel and accommodation, accounting, filing taxes, liaising with clients, networking with colleagues, and so on and so forth. All this, and trying to make sure we have a life, as well.

There are few objective standards we are held to. Clients and colleagues alike generally appreciate punctuality, courteousness, consistency and accuracy, but some prioritize specialist knowledge, others emphasize communication impact and others just want cheap rates. All the same, these standards are rather blurry and probably need to be, given the huge variation we get.

Interpreting a World Class Manufacturing audit for the first time is a revealing experience, not to mention an opportunity to pick up a few Japanese words.  People who work in companies that implement WCM are holding each other to increasingly higher standards of accuracy, safety, and efficiency. It’s fascinating to learn about how poka yokes can help avert serious mistakes in very simple ways, such as shaping a part so that it can only fit into the next part with the correct alignment, and no other. We hear a lot about getting rid of the three sources of inefficiency, mura, muda and muri (wasted resources, variability, and overburdening). It’s hard to remember which is which, but luckily we can leave these words in Japanese! The interesting bit is that it changes your focus, and suddenly you’re spotting them all over the place.

Then we go home and turn to our own work, which is so very difficult to standardize, and while half our soul is glad not to be under this particular kind of stress, the other half would really like a good system to help us streamline our quoting, billing and bookkeeping. And some of us grapple with an important question: Am I meeting my own quality standards? Since the standards are blurry in the first place, that’s hard to figure out.

So here’s my latest approach to this question, and it’s another Japanese word, kaizen, which I originally learned in a WCM context. I came across it again last summer in a non-work-related context, when I started to teach myself to swim better using online material rather than finding a personal trainer to yell at me to swim harder. The idea of kaizen swimming in the Total Immersion method is to focus on improving one small aspect at a time, starting with the easy pickings. I now think of my approach to interpreting overall as kaizen: every week I will try to focus on improving one important thing at a time.  With so much variety and stress in our work lives, it’s easy to end up running around in headless chicken mode trying to do everything, whether or not others can tell this is what is happening. I hope to use the kaizen approach to counter that tendency.

Monday, September 30, 2019

AIB jazz concert raises €1500 for children’s charity

By Catherine Sherry, AIB


The Associated Interpreters of Barcelona (AIB) care deeply about the work we do and the world we live in. As professional interpreters and translators, helping people to understand each other is the very heart of what we do. We also strive to uphold our values of excellence, integrity, constant improvement, innovation, and commitment to our customers and our colleagues.

AIB is proud to be a partner of SOS Children’s Villages as part of our corporate social responsibility, to contribute to a brighter future for vulnerable children worldwide. Last week, for the third year running, AIB was once again honoured to organise a fundraising jazz concert in Barcelona starring AIB’s very own multi-talented Cristina Amils (expert interpreter, AIB treasurer AND accomplished jazz singer), accompanied by professional pianist Joan Amils – who also happens to be Cristina’s father!

Introduced by AIB President Patricia Lluch, the dynamic Amils duo delighted a packed auditorium in central Barcelona with a sparkling repertoire of jazz songs such as A Child Is Born, Mediterráneo, La Javanaise and Don’t You Worry 'Bout a Thing. Drawing on the many language strings in her bow, Cristina sang flawlessly and shared the stories behind the music to some 160 friends, family and customers of AIB in Catalan, English, Spanish, French, and Portuguese! The performance was capped off with drinks and nibbles for all, and of course a celebratory glass of local cava.


AIB would like to thank all those who contributed generously and helped us raise a fabulous €1,557 for SOS Children’s Villages. If you missed out on the evening but would still like to donate, you still have until the end of October! To do so please contact us at aib@aibcnet.com. We look forward to seeing you next year, if not before! 


A Child Is Born, performed by Cristina and Joan Amils:
https://www.youtube.com/watch?v=NK5MLtGHvmg

Wednesday, August 7, 2019

Intererótica

Por Paula Santillán Grimm, intérprete freelance

Hacía meses que Cashida no interpretaba; mentira, había tenido algún encargo de interpretación de enlace y consecutiva, pero ella a esos encargos solía llamarlos interpretaciones de consuelo: lo que verdaderamente le ponía a Cashida era la simultánea.

Su combinación no era de las manidas; su temática de especialización, menos. Así que a veces entre encargo y encargo transcurrían meses. Justo como en esta ocasión.

La ola de calor que iba a azotar la ciudad esos dos días dispararía la temperatura de cabina por los cielos. Tal vez interpretar para 30 bomberos acerca de incendios y catástrofes naturales infundía cierto sarcasmo –¿y morbo?– a la tarea. Tal vez.

Como cualquier profesional del sector, en cada encargo Cashida ejecutaba ciertos rituales que nunca se saltaba: usaba sus propios cascos y un cojín para la silla; hojas recicladas; color negro para tomar notas; y, muy importante, apagaba esa lucecita que infundía al cubículo de operaciones cierto aire a quirófano.

Tan pronto como se calzó los cascos –auricular sí, auricular no–, Cashida intuyó que esa no sería una mera jornada más. Como intérprete todoterreno, estaba preparada para encajar cualquier input. Sin embargo, debía admitir que la inversa se le daba mejor para los trabajos con esa combinación lingüística.

Incluso los preliminares no fueron los de siempre. En aquella presentación de acto, cada palabra cobraba sentido; cada vocablo era sentido.

El proyecto para el que se pretendía recaudar fondos había sido engendrado durante meses, cuidado desde el minuto cero; pensado, ejecutado y superado en equipo. Era un proyecto mimado, y se notaba.

Cashida cogió el turno cuando ya había entrado en calor –y no precisamente en el de la cabina, que desde el inicio había hecho las veces de horno industrial–. La temperatura ascendía propiciada por alientos, sudores y gestos articulados al son de las manos de Alif, al son de las miradas entre Alif y Cashida...


Pero el calor que Cashida sentía no era solo físico; no se medía únicamente en grados ni se apagaba con el botellín de agua de rigor. Era un calor que brotaba de dentro hacia fuera… desde su estómago, ascendiendo por la laringe, la epiglotis (¡uysh, la epiglotis, qué estremecimiento!) y atravesando por su boca para finalmente aterrizar en el oído de todos y cada uno de los presentes, replicando de esta forma las vibraciones de lo que ese proyecto representaba para Alif, portavoz de la asociación marroquí Bila Hudud (Sin Fronteras)...


Y así, infiltrándose por el cable hasta Dios sabe qué recovecos del alma, Cashida logró alcanzar un clímax para ella inaudito después de tantos años de desesperante canalización mecanizada.

Monday, July 15, 2019

¿Cómo sobrevivir al Globish?

Por Francisco Hidalgo, Intérprete funcionario del Parlamento Europeo

Este mes, a petición de nuestra socia Patrícia Lluch (AIB), nuestro compañero intérprete funcionario del Parlamento Europeo Francisco Hidalgo nos expone sus reflexiones sobre el Globish, ese molesto fenómeno que sufrimos todos en la profesión. ¡Gracias, Paco!


Parece que el término Globish surgió en 1998, cuando Madhukar Gogate [https://en.wikipedia.org/wiki/Globish_(Gogate)] propuso una versión simplificada del inglés que facilitaría su aprendizaje como lingua franca entre los hablantes de los diferentes idiomas que pueblan el subcontinente indio. No fue el primer intento de ofrecer una versión simplificada del inglés (antes habían aparecido Basic English de Charles Kay Ogden, Simplified Technical English o STE y algunos otros), pero sí le corresponde a Madhukar Gogate el honor de haber acuñado esta voz que hizo fortuna y que utilizó luego por ejemplo Jean-Paul Narrière [https://en.wikipedia.org/wiki/Globish_(Nerrière)] en Don’t speak English, parlez Globish (2004).

Pero existe otro Globish, que es el que aquí nos interesa, que no sería fruto del esfuerzo de un lingüista por facilitar la comunicación en inglés entre hablantes no nativos, sino que se habría ido formando espontáneamente con el uso. Concretamente, con el mal uso. Un inglés, pues, empobrecido semántica y sintácticamente, y repleto de errores. 

Ahora bien, existe realmente este Globish espontáneo y no normalizado?


A mi juicio, no. Cuando habla inglés un no nativo, suele cometer una serie de errores de pronunciación, de vocabulario, de gramática, de sintaxis… Solo que esos errores son completamente diferentes en función de cuál sea la lengua nativa del hablante. Por ejemplo, un hispanohablante tenderá a pronunciar la v como b (así, es muy posible que, al querer decir Let’s take a vote, suene más bien como Let’s take a boat). Un neerlandófono, en cambio, puede que pronuncie la v como f (vat se convierte en fat) . Eso, en cuanto a la fonética. Pero lo mismo ocurre con el vocabulario: el no nativo puede confundir palabras inglesas con otras en su idioma que se parecen pero cuyo significado es diferente (lo que suele denominarse falsos amigos): All the documents are in your carpet. Y, por supuesto, también traducirá a veces literalmente las expresiones idiomáticas. Un ejemplo verídico: I don’t think we should open that melon

Es decir, que ese concepto del [Globish como versión simplificada del inglés -con un vocabulario más reducido, gramática y sintaxis más sencillas y menos expresiones idiomáticas- es engañoso, por no decir falso. Pretende ser un idioma universal, pero es todo lo contrario, por la sencilla razón de que, como hemos visto, cada hablante contamina el inglés que habla con la influencia de su propio idioma. No hay un Globish, sino al menos tantos como lenguas de hablantes de inglés no nativos: un inglés españolizado, otro afrancesado, italianizante, etc... Con lo cual es impropio llamarlos Globish puesto que no son uno y global, sino muchos y locales. De no ser porque los idiomas actualmente están codificados, sometidos a reglas, enseñanza normalizada y muchas veces también a la autoridad de academias de la lengua, sería muy posible que el inglés utilizado como lingua franca se fuera fragmentando al mezclarse con los idiomas locales y diera origen a lenguas diferentes, en un proceso similar al que sufrió el latín y que engendró las lenguas romances.


¿Y qué puede hacer el sufrido intérprete que, cada vez con más frecuencia, se ve sumergido por un torrente de supuesto Globish (en realidad mal inglés)? 

Idealmente, claro está, conocer el idioma materno del orador que está maltratando el inglés. Así, si el intérprete oye a un alemán decir Ven he comes, sabrá que quizá quiera decir When he comes, pero que también podría ser If he comes. Y, como no es posible conocer todos los idiomas, siempre viene bien tener al menos unas nociones de fonéticas variadas. Un compañero intérprete con finlandés pasivo me facilitó mucho la vida cuando me dijo que este idioma solo tiene consonantes sordas, no sonoras, y un sistema vocálico más sencillo que el del inglés. Ese enigmático peak en realidad quería decir algo tan simple como big.

Como consejo, comprendo que es bastante escaso. Con el tiempo, uno acaba por ir captando las deformaciones que imponen al inglés los hablantes de los idiomas mayoritarios, pero es mucho más difícil en el caso de los que se oyen solo raras veces. Solo queda el consuelo de que el inglés de los hablantes nativos no siempre es más fácil; a menudo es más bien lo contrario. ¿Cuántas veces, después de despotricar contra el mal inglés de un báltico o un balcánico, sudamos tinta para entender qué demonios dice un orador de Glasgow o de Nueva Zelanda?

Sunday, June 16, 2019

Intérpretes en la historia: Malinche, la intérprete de los cuatro nombres

Por Lourdes Ramírez, AIB


Este año se cumple el quinto centenario del inicio de la conquista de México por Hernán Cortés. En esta empresa fue absolutamente crucial un personaje poco conocido en España hasta ahora (1) y no precisamente popular en su tierra: la Malinche. Su biografía es extraordinaria: fue princesa, esclava, consejera, diplomática y amante de Hernán Cortés, con quien tuvo un hijo.

Pero sobre todo su papel como intérprete de Cortés fue decisivo para el éxito de las sucesivas campañas del conquistador, desde muy temprano. Por colaborar con el enemigo invasor se la ha considerado durante siglos traidora a su pueblo.  El término malinchista es sinónimo de desleal y vendepatrias en Méjico (2). Actualmente parece que se está rehabilitando su figura: se hace más hincapié en su condición de superviviente, se le reconoce su valentía, su capacidad de adaptación y sus dotes de mediadora.

Malinalli o Malintzin nació en torno a 1500 en el actual estado de Veracruz, al sur del imperio azteca, en la zona fronteriza con los territorios maya de Yucatán. Hija única del cacique de Paynala, su vida dio un vuelco cuando su padre falleció siendo todavía adolescente. Su madre se volvió a casar, tuvo un hijo varón y Malintzin fue apartada de la familia y entregada a unos mercaderes antes de que pudiera reinar. Los comerciantes a su vez la vendieron como esclava y acabó como propiedad del cacique maya de Tabasco.


En marzo de 1519 los españoles ganaron su primera batalla en Centla y Cortés recibió del señor de Tabasco como tributo y prueba de sumisión un lote de regalos que incluía 20 doncellas esclavas. Entre ellas estaba Malintzin, quien para entonces ya hablaba con fluidez tanto el maya como el náhuatl, la lengua de los aztecas. Cortés repartió a las jóvenes indígenas entre los capitanes españoles, no sin antes hacerlas bautizar a todas. Ella recibió el nombre cristiano de Doña Marina, aunque todos la llamaban Malinche.

Durante la primera etapa de la conquista, la comunicación con los caciques locales fue posible gracias a Malinche y a Jerónimo de Aguilar, un sacerdote que pasó ocho años cautivo entre los mayas. Él traducía del español al maya y ella del maya al náhuatl. Esta doble interpretación consecutiva permitía a los españoles negociar con las tribus indígenas y avanzar por los territorios sin ser atacados.


Con el tiempo Malinche aprendió también el español y fue ganando cada vez más influencia y respeto. No sólo por sus competencias lingüísticas, imprescindibles, sino por su conocimiento del territorio y de la relación de fuerzas entre las tribus indígenas. De intérprete y asesora cultural pasó a ser amante y confidente de Cortés. Tal era su compenetración que algunos se referían a él como “el Malinche”.

Mediante los servicios lingüísticos y de inteligencia de la Malinche, Cortés pudo esquivar o mitigar situaciones de peligro inminente y también formar alianzas con diferentes caciques de pueblos sometidos por los aztecas para luchar juntos contra el enemigo común. Así fue avanzando sin demasiados obstáculos hasta la capital de los mexicas. Malinche interpretó en todas las negociaciones de Cortés con emisarios del Emperador y más tarde, en Tenochtitlán, fue su portavoz oficial ante el mismísimo Moctezuma.


En agosto de 1521 cae Tenochtitlán y el imperio azteca. Al año siguiente nace el hijo de Malinche y de Cortés - Martín, el primer mestizo - pero él ya tenia esposa y Malinche se casa con otro español, Juan Jaramillo. Al hacerlo adquiere una buena posición social, ya como mujer libre. Todavía acompañará a Cortés en una expedición a Honduras pero cuando sus servicios ya no son necesarios desaparece de escena. Muere unos años después en un terremoto.

Malintzin, Malinalli, Malinche, Doña Marina (3) fue una de las primeras intérpretes documentadas de la historia. Pocos intérpretes ad personam han llegado a influir de forma tan clara en el devenir de los acontecimientos o a tener tanto poder, como mano derecha que fue del Capitán General y Gobernador de la Nueva España. Antes de que existiera como tal, demostró como nadie el valor añadido de la intermediación cultural, inherente a la profesión de intérprete.

Ni heroína, ni villana, ni víctima de las circunstancias. Malinche - “la lengua” en las crónicas de la época - fue ante todo una mujer inteligente, capaz y valiente que supo jugar bien sus bazas para salir airosa de una situación complicada que ella no eligió.

Se puede decir que su intervención cambió el curso de la historia, porque sin su ayuda inestimable la conquista hubiera sido sin duda mucho más larga y cruenta para ambos bandos - sobre todo para el español - teniendo tal vez un resultado final diferente.


Notas:
(1) Con el 5º centenario hay más interés por la conquista en general y también por ella. Hace poco se estrenó la película de Gonzalo Suárez “El Sueño de la Malinche”.

(2) También se la conoce como “la chingada”, sinónimo de prostituta.

(3) Se podría añadir un quinto nombre: Tenépatl (“quien habla vivamente” en náhuatl).

Bibliografía:
https://www.lavanguardia.com/historiayvida/la-malinche-interprete-hernan-cortes_11154_102.html

https://www.nationalgeographic.com.es/historia/grandes-reportajes/malinche-la-indigena-que-abrio-mexico-a-cortes_6229

https://www.mexicodesconocido.com.mx/la-enigmatica-malinche.html

Jane Lewis Brandt, Malinche. Plaza y Janes,1981

Para saber más:
Bernal DÍAZ DEL CASTILLO, Historia verdadera de la conquista de la nueva España,1568
Fanny DEL RÍO, La Verdadera historia de la Malinche, Random House, 2002

Friday, May 24, 2019

AIB y el MUIC de la UAB — una alianza en el mentoring profesional

By Guiomar Stampa, AIB
Mentor, mentora
Del gr. Μέντωρ Méntōr 'Méntor', personaje de la Odisea, consejero de Telémaco.
1. m. y f. Consejero o guía.
2. m. y f. Maestro, padrino. Fue su mentor político.
3. m. y f. ayo.
RAE

En su artículo Mentoring: An old idea that's still new del blog de septiembre de 2016, nuestra socia Martha Hobart ya nos hablaba del mentoring o mentoría, que es la voz que recomienda la Fundeu en español.

AIB siempre tuvo vocación de formación. Lo demuestra el que, entre nuestros socios, muchos nos dediquemos también a formar a las generaciones de futuros intérpretes en nuestro entorno profesional. Además, nuestra misión se centra en la defensa de unas buenas condiciones de trabajo que redundarán en beneficio de nuestros clientes y el bienestar de los profesionales de la interpretación. Pero para defender algo antes hay que tener muy claro lo que se quiere defender, cómo se quiere defender y por qué se quiere defender. Y eso resulta muy difícil hacerlo cuando falta experiencia en el oficio y hay que pagar el alquiler.

Por otra parte, el MUIC, Master Oficial en Interpretación de Conferencias de la FTI de la Universitat Autònoma de Barcelona apuesta por una formación académica rigurosa pero en contacto regular y directo con la realidad de la profesión. De ahí los módulos del Seminario Profesionalizador y Mentoring que se imparten en los dos años académicos que dura el máster.

Estos módulos tienen como objetivo la familiarización del alumno con la práctica profesional de la interpretación de conferencias y se articulan en tres bloques impartidos por profesionales que orientarán a los estudiantes sobre diferentes aspectos de la interpretación de conferencias.

El primer bloque está destinado a dotar a los estudiantes de una serie de pautas para trabajar la resonancia y proyección de la voz, experimentar la flexibilidad vocal y fortalecer el aparato fonador. Helena Kabo enseña técnicas de voz que recuerdan al cuerpo lo que ya sabe y son eficaces y sencillas.

El segundo bloque está constituido por las clases virtuales impartidas por funcionarios de organizaciones internacionales.

Y el tercer bloque, que es el que nos interesa más aquí, se articula en torno al mentoring profesional. El objetivo estriba en que los estudiantes se familiaricen con los aspectos prácticos del ejercicio de la profesión, que no son pocos...

¿Cuáles son los usos y costumbres de un intérprete profesional?
¿Cuáles son nuestras obligaciones legales y tributarias?
¿Y qué hay de la ética profesional?
¿Y qué hay de las nuevas tecnologías? ¿Cómo vamos a incorporarlas mejor a nuestro oficio?
¿Cómo podemos prepararnos mejor para nuestro primer día de trabajo real en cabina?
Y la reunión, ¿la preparamos aprendiendo de memoria listas interminables de palabras, traduciendo las presentaciones o leyendo sobre el tema?
Y si pensamos en completar nuestra combinación lingüística añadiendo algún idioma una vez dominadas las técnicas, ¿por dónde empezamos? ¿Cuál será la mejor elección?
Y ya que estamos, ¿cómo se organiza un servicio de interpretación en un congreso multilingüe?

Pues para responder a todas esas dudas tenemos a los mentores de AIB.

Y de ahí, de la vocación en la formación de AIB y la vocación profesionalizadora del MUIC, nace esta alianza en el mentoring profesional.

Si logramos que los jóvenes intérpretes empiecen su andadura sin tantas incógnitas, con menos zozobra y sintiéndose algo más acompañados que nosotros en su día, todos ganamos.

Ganamos AIB, el MUIC y los estudiantes, que son los protagonistas de esta historia.

AIB también colabora con la UAB en el curso intensivo de consolidación de habilidades de interpretación de conferencias de este mes de julio.

Podéis encontrar más información sobre el máster en su página web y en sus redes sociales:
https://tinyurl.com/mastermuic
@muic_uab
@muicuab